Asamblea General del ICAP del año 2017

Asamblea General del ICAP del año 2017

El pasado sábado 10 de junio, el ICAP realizó en los salones del Círculo Segorbino (Casino) la preceptiva Asamblea General Anual. En esta ocasión, la convocatoria se aprovechó para presentar públicamente la página web de la asociación y el último libro publicado.

La Asamblea General dio comienzo con el Balance del Ejercicio Económico del año 2016 y el Presupuesto para el año 2017. Sobre el ejercicio económico del año 2016, el Secretario de la asociación explicó que había sido un año especial, porque solo se había editado un libro que, en realidad, pertenecía a la segunda publicación del año 2015. Por esa razón, durante el año 2016 no se pasó la cuota anual a los socios. Los gastos del año 2016 se limitaron a la edición del libro Jérica: jornadas sobre su patrimonio, un volumen que fue coeditado con el consistorio jericano.

En cuanto al presupuesto para el año 2017, la situación es bien distinta. Para ese ejercicio económico, la asociación va a asumir tres partidas importantes de gastos. En primer lugar la edición del libro Educar, desde la luz al silencio. Un recorrido por la educación en el Alto Palancia durante el siglo XX, de José Manuel López Blay. En segundo lugar, la publicación del boletín número 24, que ya está preparado y saldrá a la calle en el segundo semestre del año. Y, por último, la elaboración de la página web de la asociación. La edición de las dos publicaciones será asumida con las cuotas de los socios y las subvenciones que se reciben de algunas entidades públicas (Diputación de Castellón, Fundación Bancaja y Ayuntamiento de Segorbe), unas subvenciones que suponen unas cantidades económicas más bien exiguas, pero que permiten complementar los ingresos por las cuotas de socios. A diferencia de las publicaciones ya referidas, para sufragar la página web se ha decidido utilizar una parte del remanente económico que la asociación ha ido reservando durante los últimos ejercicios.

Una vez aprobadas por unanimidad tanto las cuentas del año 2016 como el presupuesto del 2017, el Presidente del ICAP planteó algunas consideraciones importantes sobre el estado económico de la asociación. En primer lugar, se recordó la importancia de las coediciones de libros con otras entidades, tanto por el ahorro económico que suponen como por la proyección de las actividades que realiza el ICAP. Se apuntó, como ejemplo, la última coedición con el Ayuntamiento de Jérica, recordándose también los proyectos que se han llevado conjuntamente con el Ayuntamiento de Segorbe, la Catedral de Segorbe, la Fundación Bancaja o, sobre todo, la Mutua Segorbina. Una mención especial requiere la reedición del libro La Guerra Civil en el Alto Palancia, que asumió el Ayuntamiento de Segorbe.

En segundo lugar, se remarcó la importancia de mantener el remanente económico que ha venido consolidando en los últimos años la entidad. Un remanente que permite afrontar acciones o actividades extraordinarias, como en este ejercicio ha sido la edición de la página web, y que el ICAP pueda ser, en la medida de lo posible, autosuficiente, lo que garantiza la independencia de la asociación.

En tercer lugar, y ésta fue la observación más importante, se abordó el descenso en el número de socios. El ICAP llegó a contar con más de 500 socios durante sus primeros quince años de existencia, una cifra que comenzó a menguar con la crisis económica iniciada en el año 2008. Desde entonces el número de asociados no ha dejado de descender, llegando en la actualidad a estar ya por debajo de 350. Aunque en momentos como los actuales es muy difícil encontrar asociaciones culturales en el ámbito de nuestra comunidad autónoma que mantengan un número similar de asociados, esta comparación no puede satisfacer a la entidad, que se ha marcado como objetivo para los próximos años volver a alcanzar los 400 socios. Para ello se han establecido varias medidas. Primero mantener la cuota anual en 25 euros, una cantidad considerada como muy económica si se tiene en cuenta los dos libros que reciben los socios durante el año. Segundo, lanzar la página web, como medio para visualizar la entidad y las actividades que realiza. Por último, utilizar la presentación de las publicaciones en los pueblos de la comarca como reclamo para dar a conocer la entidad y conseguir nuevos socios. A todo ello habría que unir el llamamiento que la Junta Directiva del ICAP hace a todos sus asociados para que difundan la labor la asociación a otras personas.